La DOP impulsa la venta de proximidad



El Consejo Regulador de la Granada Mollar de Elche va a potenciar que los agricultores interesados puedan vender su producción con el etiquetado de la Denominación de Origen Protegida (DOP) en la propia explotación o en los canales cortos de comercialización.



Con esta medida, amparada por el Decreto 201/2017 de la Generalitat Valenciana que regula la venta de proximidad de productos primarios y agroalimentarios, los agricultores tendrán la posibilidad de identificar sus granadas con el sello de la DOP y comercializarlas con esta garantía de calidad en los mercados de productores, fruterías o restauración colectiva de las comarcas amparadas por la DOP (Alacantí, Baix Vinalopó y Vega Baja) y municipios limítrofes.



Para ello, los agricultores tendrán que anunciar que quieren formar parte del registro de ventas de proximidad en el momento en el que registren sus cultivos en el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida.



Una vez completado este paso, la Dirección de Certificación realizará un curso de buenas prácticas para la venta de producción primaria con el fin de emitir un certificado y registrarlo como vendedor de proximidad de la Comunitat Valenciana.



En el momento de realizar la venta, el productor emitirá un documento en el que indica de dónde procede la fruta y el vendedor anotará los datos del Consejo Regulador (CR). Además, el CR realizará inspecciones a agricultores y vendedores con el fin de certificar la calidad de las granadas y que cumplen con el pliego de condiciones de la Denominación de Origen.



Por otra parte, la DOP hará un listado con todos los puntos de venta de proximidad y los vendedores directos para informar a los consumidores de los lugares a los que pueden dirigirse para comprar granadas mollar de Elche con la certificación de la Denominación de Origen Protegida.



Para la directora de Calidad de la DOP Granada Mollar de Elche, Maricén Molina, esta iniciativa “responde a la corriente que se está imponiendo en la UE hacia el producto de proximidad y a la demanda de los consumidores locales de poder disponer de producto certificado en sus canales tradicionales”.



Siendo la tierra de las granadas de Europa y zona productora de la DOP, continúa Molina, “lo más normal es que las fruterías de barrio o los mercados de productores puedan tener también producto amparado por la Denominación de Origen e identificado como tal”.



Además, aclara la directora de calidad de la DOP, la venta de proximidad no supone una competencia desleal con el resto de comercializadores ya que este tipo de venta solo está permitida en la comarcas de la DOP y limítrofes y se centra en canales cortos de comercialización sin entrar en cadenas de distribución o lonjas.