Lo que une a las granadas y a la Dama de Elche

Lo que une a las granadas y a la Dama de Elche

29 julio, 2019 0 Por Granadas Elche

Estamos en una semana muy especial porque el próximo domingo, 4 de agosto, se cumplirá el 122 aniversario del hallazgo de La Dama de Elche y, aunque parezca remoto, hay un aspecto que tienen en común la Dama y las granadas de Elche.

Concretamente lo que comparten es el lugar donde se encontró este símbolo de la cultura íbera y el sitio donde están situados los orígenes de la granada en Elche.

Hablamos del yacimiento arqueológico de La Alcudia, lugar en el que un 4 de agosto de 1897, hace 122 años, un niño de 14 años que se llamaba Manuel Campello descubrió la obra más perfecta de la escultura ibérica, la Dama de Elche (s. IV a.C.).

En el mismo yacimiento arqueológico pero con una diferencia aproximada de tres siglos, se sitúan los orígenes de la granada en Elche. En este sentido, Alejandro Ramos Folqués describe en un libro cómo en las excavaciones de La Alcudia se encontraron varias granadas carbonizadas así como restos de ramas y troncos del granado que, en principio, sirvieron para el entramado de los techos de las casas. Estas granadas carbonizadas corresponden al estrato íbero-púnico del siglo I a.C..

 

Además, en el yacimiento arqueológico también se conservan restos de cerámica con forma y grabados de granada de la época final de los íberos (s. II-I a.C.).

 

En la actualidad, los restos de granada carbonizada y las figuras de cerámica con formas y dibujos de granada se conservan en La Alcudia y se pueden visitar mientras que la Dama de Elche está en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Pequeñas coincidencias

Por otra parte, a modo de curiosidad que no pasa del ámbito anecdótico, lo que se encontraba haciendo Manuel Campello cuando descubrió la Dama eran labores de agricultura.

Otra pequeña coincidencia está relacionada con la venta de la Reina Mora, se produjo días más tarde por parte del arqueólogo Pierre París que vino a Elche invitado por el archivero municipal Pedro Ibarra para acudir al Misteri d’Elx, lugar en el que uno de los aparatos aéreos que aparece en la representación es conocido como la Magrana (granada en castellano).